El Trastorno del Espectro Autista y los efectos de la pandemia

La pandemia ha tenido un efecto muy negativo en aquellos que necesitan acceder a los centros de salud Sin duda, es importante conocer qué es el trastorno del espectro autista y los efectos de la pandemia del Covid-19 en quienes lo padecen. Estas son personas que poseen dificultades para tolerar el cambio en las rutinas, y algunas veces no tienen la habilidad de comprender lo que está pasando, con exactitud.

Trastorno del espectro autista

Función de los servicios sanitarios para personas con TEA en España durante la pandemia

En España y otros países de Europa, las personas con trastorno del espectro autista, no fueron tomadas en cuenta, como comunidad con necesidades especiales, a la hora de definir el funcionamiento de los centros de salud, encargados de realizar la prueba de Covid-19. Cabe destacar, que son individuos que no toleran bien el cambio de rutina.

Su condición no hace fácil que acudan a un centro desconocido, y que permitan la manipulación por parte de extraños. En encuestas de autismo, realizadas en varios países europeos, se determinó, que tanto a estos pacientes como a sus encargados, se les dificultó el acceso a los servicios Covid-19.

Muchos de los encuestados manifestaron que no pudieron acceder de forma privilegiada al sistema de vacunación, y el proceso resultó bastante complicado.

Este hecho se hace de vital importancia, ya que las personas con trastorno del espectro Autista, son parte de la población en riesgo, que poseen una alta probabilidad de llegar al estado grave de la enfermedad si llegan a contagiarse.

A pesar de todas estas razones de peso, en los centros de salud no se le dio ninguna prioridad a las personas con TEA para la realización de las pruebas de detección. Es importante tomar en cuenta que, un alto porcentaje de ellos, vive en residencias de apoyo o cuidado.

Trastorno del Espectro Autista y los efectos de la pandemia ¿Qué limitaciones tienen las personas con TEA?

Trastorno del espectro autista

Otro problema que se está presentando, es con las limitaciones propias de la persona con trastorno del espectro Autista y los efectos de la pandemia. Ellos son poco tolerantes, y se ven muy afectados, desde el punto de vista sensorial, cuando los hacen ir a lugares con muchas personas. El estar en un sitio con muchos extraños los afecta, dependiendo del nivel del TEA, serán muy poco dados a interactuar con los demás.

El asistir a estos centros Covid-19, representa un gran cambio en sus rutinas, es un lugar extraño, lleno de desconocidos, donde son forzados a dejarse tocar, sin importar que sea para la realización de una prueba médica.

Otro obstáculo con el que se encontraron, fue la dificultad para el acceso, ellos tienen grandes problemas de comunicación, y en los centros estaban pobremente preparados para atender a estas personas, ellos muchas veces necesitan asistir con el cuidador y se les exigía el ingreso de forma individual.

En los protocolos de ingreso a los diferentes centros de salud de España, no se colocó ningún trato diferencial para este tipo de personas, ellos no pueden se tratados de forma generalizada. Su problema de interacción social y de comunicación, hacen que sean muy resistentes a los exámenes y a los tratamientos. Esto ocasiona que prácticamente queden excluidos, así sea de forma indirecta, de los tratamientos que salvan vidas.

Encuestas realizadas por la revista médica BMJ Open durante la pandemia por Covid-19

Trastorno del espectro autista

La revista médica BMJ Open, hizo un estudio en Europa. El objetivo era medir el nivel de dificultad, con el que se encontraban las personas con TEA durante la pandemia de Covid.  Dentro de este estudio, se utilizaron los resultados arrojados por la encuesta Autismo-Europa.

Este estudio fue realizado en 15 países: Portugal, Polonia, Irlanda, Austria, Luxemburgo, Bélgica, Malta, Alemania, Reino Unido, Francia, Suiza, Países Bajos, Grecia, Italia y España,.

Resultados sobre el trastorno del espectro autista y los efectos de la pandemia

Esta encuesta se aplicó a una población de 1301 personas con TEA y sus cuidadores. Estos resultados son una buena imagen, de cómo está afligiendo la pandemia a esta comunidad.

Entre los aspectos a destacar en los resultados de este test, se deben tomar en cuenta los siguientes:

  1. Manifestaron tener grandes trabas para acceder a los servicios Covid.
  2. No se les dio el trato propio, de una de las poblaciones en riesgo.
  3. No encontraron que se les diera prioridad en ninguno de los países estudiados, a pesar de tener altas tasas de contagio, por residir en viviendas comunitarias, o lugares de resguardo y apoyo.

La encuesta también reportó, que no se tenía previsto ninguna clase de orientación, para personas con TEA. No se tomó en cuenta que son personas que no toleran la interacción con extraños, y que tienen una sensibilidad sensorial mayor a las que tiene el resto.

Trastorno del espectro autista

Otro gran problema que reflejó la encuesta, fue que la atención en algunos centros especializados, para estas personas, se vio bruscamente interrumpida por la cuarentena. Adicionalmente no se tomaron previsiones en cuanto a esta situación, por lo que una gran parte de la población con TEA se vio afectada.

Personas con TEA solicitaron viviendas adaptadas para ser atendidos

Muchos de los encuestados manifestaron que requerían cuidados diarios o niveles de apoyo en las actividades rutinarias. Estas asistencias se vieron interrumpidas por la cuarentena, ya que eran servicios saturados, y con la pandemia simplemente los centros cerraron. Esto dejó a una importante población desasistida.

Es necesario reactivar esta atención sanitaria específica. En muchos casos, deberían adaptarse mejor las residencias para poder dar vivienda acorde a la situación a las personas con trastorno del espectro autista que requieran de asistencia diaria. Ellos no pueden desenvolverse de forma convencional, y en muchas situaciones, no entienden la medida de distanciamiento social y cierre de las instituciones.

Es una obligación de todos los países, proveer atención oportuna, a estas poblaciones que se encuentran expuestas, y que forman parte de las que están en mayor riesgo. Algunos reconocen la problemática, pero las soluciones no se han sistematizado, y mucho menos se han hecho extensivas a toda la unión europea.

Las sugerencias para cubrir aquella personas que tengan TEA y no sean excluidos son las siguientes:

  • Tiene que ser posible realizarle las pruebas, y de resultar positivo, deben tener prioridad en la atención médica, que pueda salvarles la vida.
  • Se debe recordar que no son pacientes convencionales.
  • Ellos son resistentes al cambio de las rutinas y al acercamiento de extraños. Pero ninguna de estas condiciones les quita su derecho a la atención oportuna y de calidad en caso de resultar positivo para Covid.

Hay que lograr, que los centros de salud tengan la capacidad de adaptarse, de forma rápida, a los distintos tipos de autismo que se le puedan presentar.

Sobre el trastorno del espectro autista y los efectos de la pandemia debemos considerar que estas personas tendrán diferentes niveles de tolerancia, y capacidad para comunicarse. Esto hace que sea muy complicado darle una atención de calidad, si no se han tomado las previsiones para estos casos.

Deja un comentario